Usted está en:

IMPACT SOURCING, PROMOVIENDO LA CREACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO Y DESARROLLO

IMPACT SOURCING, PROMOVIENDO LA CREACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO Y DESARROLLO
IMPACT SOURCING, PROMOVIENDO LA CREACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO Y DESARROLLO IMPACT SOURCING, PROMOVIENDO LA CREACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO Y DESARROLLO

Es una práctica internacional entre compradores y proveedores de servicios empresariales que vela por el bienestar de sus empleados. Ha sido tal el éxito que grandes compañías como Google, Microsoft y Facebook la promueven.

Impact Sourcing es una práctica comercial en la cual una compañía tiene preferencia por proveedores que contratan y brindan oportunidades de desarrollo profesional a poblaciones vulnerables con altas tasas de desempleo. Gracias a esto, no solo se beneficia al trabajador directamente sino también a su familia y comunidad.

Esta práctica es promovida a nivel internacional por Global Impact Sourcing Coalition (GISC), una iniciativa colectiva entre compradores y proveedores de servicios empresariales que velan por el bienestar de sus empleados. Ha sido tal el éxito del Impact Sourcing que actualmente grandes compañías como Google, Microsoft y Facebook son miembros de GISC, así como Teleperfomance, Sutherland, Concentrix, Arvato Bertelsmann y BPro con operación y presencia en Colombia.

Para Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, entidad miembro del Global Impact Sourcing Coalition, “adoptar prácticas como el Impact Sourcing reafirma nuestro compromiso de construir una Colombia con equidad,  promoviendo la inclusión de las poblaciones desfavorecidas en los procesos de contratación de empresas del sector de servicios, que continúan llegando a Colombia para invertir y contribuir al desarrollo del país”.

El objetivo de estas operaciones de tercerización es brindar condiciones igualitarias de empleo, así como un trabajo digno. Para ello, es necesario cumplir con el Impact Sourcing Standard, el primer estándar reconocido a nivel global para la práctica empresarial del Impact Sourcing. Dicha norma se asegura de: establecer prácticas comerciales, fomentar una comunicación constante, evaluar a los proveedores de servicios, aumentar la adopción y mejorar las vidas de sus empleados.  

Es una tendencia a la que cada vez se suman más empresas con una visión de responsabilidad social corporativa y como un compromiso al desarrollo de poblaciones menos favorecidas. También hay un componente de incentivos.

En Colombia, el Gobierno Nacional ofrece incentivos a las empresas que aplican el Impact Sourcing como la deducción del 200% del impuesto a la renta por pagos de ingresos a empleados discapacitados, beneficios de generación de empleo y un subsidio por darle trabajo a los jóvenes entre los 18 y 22 años de edad sin experiencia laboral.

Natalia Peláez, analista de Proyectos de Gestión Humana del Grupo Konecta, resaltó de esta labor el apoyo recibido por ProColombia. “El apoyo de la entidad ha sido fundamental para los programas que estamos liderando. Ahora estamos trabajando con una fundación en Montería. Muchas de estas personas no tienen trabajo por lo que los ayudamos a capacitarse para que puedan entrar a la compañía”.

Por su parte, Juan Carlos Gaitán, vicepresidente de Recursos Humanos de Teleperformance, destacó “somos una compañía abierta a recibir a personas de todos lados. Le damos la oportunidad a nuestros empleados de desarrollar sus habilidades con nosotros. Tenemos empleados en condiciones de discapacidad. No discriminamos por ninguna razón. Como prueba de ello, hemos contratado a más de 2.700 empleados sin experiencia previa. Queremos ayudar a la gente menos privilegiada”.

Según reportes de Statista, en el año 2017, la industria de Business Process Outsourcing (BPO) en Colombia tuvo el crecimiento más rápido en Latinoamérica, alcanzando ganancias de USD 2.969 millones durante dicho año. Por otra parte, se estima que el 40.3% de las personas empleadas en el sector BPO en Colombia, pertenecen a la población vulnerable del país. Dicho grupo está conformado en su mayoría por mujeres y personas que cuentan tan solo con un título bachiller o de educación técnica. Adicionalmente, el 83.03% de esta población tienen entre 18 y 33 años. (BPrO, 2018).

Sara Enright, directora de Proyecto de GISC concluyó “estas compañías están haciendo un gran trabajo con grupos valiosos en ciudades vulnerables. Grandes oportunidades para apoyar a la economía del país y crear lugares de trabajo más inclusivos. Todo hecho de la manera correcta. El impacto global es increíble cuando se hacen alianzas con socios así”.

Para más información, consulte a ProColombia www.procolombia.co