El Amazonas: tierra de aventura y sostenibilidad

09 Marzo 2018
Con una biodiversidad tan extensa como su río, el Amazonas colombiano es sinónimo no solo de naturaleza y aventura sino también de sostenibilidad, pero con un componente que lo hace único en la región: su gente. Hoy la comunidad local encanta a miles de viajeros del mundo mientras conserva su riqueza cultural a través de la promoción de un turismo sostenible.

 

El Amazonas, con 110.000 km2, es el departamento más extenso y más al sur de Colombia, reconocido por su imponente selva y por ser el hogar de una gran variedad de flora y fauna, y de diversas etnias indígenas como los Cocamas, Yaguas, Huitotos y Tikunas.

El río que lo atraviesa comparte el mismo nombre y es el más grande y caudaloso del mundo.
El Amazonas, con 110.000 km2, es el departamento más extenso y más al sur de Colombia.

El río que lo atraviesa comparte el mismo nombre y es el más grande y caudaloso del mundo. Une a Colombia con las naciones de Perú y Brasil, y alberga un sinnúmero de animales exóticos, entre ellos el Pirarucú o Paiche (nombre dado en Perú), un pez de agua dulce popular en toda la región por sus tres metros de longitud y 250 kilogramos de peso. El “cerdo” de agua dulce que alcanza para alimentar a una villa entera.

el interés de los turistas internacionales crece cada año, específicamente 40,6% en 2017 según cifras de Migración Colombia, recibiendo 6.497 viajeros del mundo.
El interés de los turistas internacionales crece cada año, específicamente 40,6% en 2017 según cifras de Migración Colombia, recibiendo 6.497 viajeros del mundo.

El Amazonas es punta de lanza para promocionar a Colombia como destino de naturaleza porque reúne en un mismo escenario la posibilidad de vivir diferentes experiencias como el avistamiento de aves, agroturismo, pesca deportiva, turismo ecuestre, trekking y turismo comunitario. Por eso el interés de los turistas internacionales crece cada año, específicamente 40,6% en 2017 según cifras de Migración Colombia, recibiendo 6.497 viajeros del mundo.

A la semana salen 18 vuelos desde Bogotá con destino a Leticia, su ciudad principal y capital, con una duración aproximada de 2 horas. Desde allí se viaja en lancha por el río hacia las comunidades y los atractivos turísticos aledaños.

Lago Tarapoto
Lago Tarapoto

Uno de ellos es el lago Tarapoto, en donde se pueden ver delfines rosados. Un espectáculo majestuoso si se combina con el atardecer rojizo que cae sobre las aguas, una extensión del río reconocido por sus aguas cálidas, ideales para los bañistas que se quieran refrescar del clima húmedo y tropical característico del departamento.

El delfín del Amazonas, Inia geoffrensis, también llamado delfín rosado, se separó de sus ancestros oceánicos hace unos 15 millones de años, durante el mioceno.
El delfín del Amazonas, Inia geoffrensis, también llamado delfín rosado, se separó de sus ancestros oceánicos hace unos 15 millones de años, durante el mioceno.

A 20 minutos en lancha del lugar para observar a estas especies, que según cuentan las tradiciones toman su color rosa porque antes fueron humanos, queda Puerto Nariño, el segundo municipio más grande del Amazonas.

Puerto Nariño, el segundo municipio más grande del Amazonas
Puerto Nariño, el segundo municipio más grande del Amazonas

Fue certificado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo como el primer destino sostenible en Colombia, gracias entre otras cosas a la utilización limpia de recursos hídricos y energéticos, y a la protección de la fauna y flora. Este municipio es reconocido por sus casas de madera pintadas de colores vivos que combinan con el verde de sus callecitas en donde residen por lo general pescadores.

Gavilán Maromero
Gavilán Maromero

El privilegio de vivir en una porción de naturaleza tan exuberante se evidencia día a día cuando con solo dar una vuelta por el pueblo se pueden encontrar algunas de las 869 especies de aves que desfilan por todo el territorio. Algunas de ellas son el Gavilán Maromero, el Atrapamoscas Veteado, la Eufonia Ventrinaranja o la Oropéndola crestada, también conocida como Conoto Yapú, de color negro lustroso con pico grande en forma de espada.

Patarasca, una cocción especial del pescado envuelto en hoja de bijao (la misma planta que se usa para envolver tamales o hallacas) que se cocina a la brasa.
Patarasca, una cocción especial del pescado envuelto en hoja de bijao (la misma planta que se usa para envolver tamales o hallacas) que se cocina a la brasa.


La fusión de la cultura colombiana, brasileña y peruana amplía el espectro de exquisiteces culinarias. Basadas en la diversidad de frutas y peces que se encuentran en el territorio amazónico es posible deleitarse con preparaciones famosas como la patarasca, una cocción especial del pescado envuelto en hoja de bijao (la misma planta que se usa para envolver tamales o hallacas) que se cocina a la brasa. Además de probar postres, mermeladas y jugos de arazá, camu camu, asaí o copoazú, frutas típicas de la región que sorprenden al paladar con sus texturas suaves, dulces y a su vez ácidas.

 

Escalada al dosel de los árboles
Escalada al dosel de los árboles

Naturaleza y aventura pura

Subir hacia al dosel de los árboles, atravesar un puente colgante a 35 metros de altura, caminar por la selva de noche y hasta dormir en una casa del árbol en mitad de la jungla, son algunas de las experiencias que se pueden disfrutar en condiciones seguras y respetuosas con el medio ambiente, ofrecidas principalmente por la misma comunidad que ha encontrado en el turismo una oportunidad para la generación de ingresos.

Sergio León, representante del turoperador Ecodestinos
Sergio León, representante del turoperador Ecodestinos

“En el Amazonas puedes encontrar muchas ofertas turísticas, pero realmente se destaca el don de gente de las comunidades, las ganas que tienen de compartir su esencia, y la necesidad que tienen también de que el turismo sea un generador de ingreso directos y que realmente se vea beneficiada su comunidad”, destacó Sergio León, representante del turoperador Ecodestinos.

Caimanes que se camuflan en la famosa flor de loto pendientes al asecho, monos aulladores y Frayles, que roban la comida de los visitantes en la Isla de los Micos
Caimanes que se camuflan en la famosa flor de loto pendientes al asecho, monos aulladores y Frayles, que roban la comida de los visitantes en la Isla de los Micos

El contacto con la naturaleza es total. Caimanes que se camuflan en la famosa flor de loto pendientes al asecho, monos aulladores y Frayles, que roban la comida de los visitantes en la Isla de los Micos (ubicada a 45 minutos en lancha de Leticia) son algunas de los encuentros más cercanos con la naturaleza.

Victoria Regia, el loto más grande del Amazonas
Victoria Regia, el loto más grande del Amazonas

Tradición y sostenibilidad

La interacción con las comunidades locales es uno de los mayores atractivos de la región. Las tribus de San Martín de Amacayau y Mocagua, además de conservar su lengua tikuna, mantienen sus tradiciones y costumbres representadas en sus diferentes rituales como la pesca artesanal, la elaboración de canastos, cerámicas y pinturas a base de huito y otras plantas colorantes, muy atractivas para los turistas internacionales.

sendero de etnobotánica, liderado por el grupo comunitario Moruapow
Sendero de etnobotánica, liderado por el grupo comunitario Moruapow

A esta experiencia también se le suma el sendero de etnobotánica, liderado por el grupo comunitario Moruapow, que consta del reconocimiento de plantas medicinales, su importancia y preparación de remedios vegetales de la mano de los abuelos, que comparten historias de cómo estos bebedizos han curado enfermedades, prevenido embarazos y juntado en el amor a varias parejas solitarias.

“Lo que más me gustó de este viaje fueron las iniciativas de los proyectos de botánica medicinal y cómo se transmite el conocimiento entre las personas mayores a las nuevas generaciones. La importancia de conservar esto para que las nuevas personas puedan seguir sabiéndolo”, destacó Javier García, fundador del turoperador Meteora de España durante un viaje de familiarización organizado por ProColombia en el marco de la ProColombia Travel Mart. El evento más importante del año de la organización para mostrar la oferta turística del país.

En tiempos de postconflicto el Gobierno Nacional ha visto el potencial del turismo para impactar positivamente en las regiones. Actualmente esta industria es la segunda mayor generadora de ingresos en el país, y es así como se ha incentivado a la misma comunidad para que sean líderes de propuestas innovadoras que promuevan un turismo responsable, generen sentido de pertenencia y animen a los viajeros del mundo a proteger el bien llamado “pulmón del mundo”. Un pequeño aporte para mermar los trágicos efectos de la deforestación que hoy prenden las alarmas por los daños irreparables que podrían causar para las generaciones futuras.

Otras experiencias imperdibles:

Pesca artesanal en la casa en el agua: camino al lago Tarapoto existe una balsa flotante a orillas del río Amazonas, un lugar perfecto para descansar del mal tiempo mientras se aprende a pescar pequeños animales de la zona como las famosas pirañas.

Visita al acuario Etuena: una colección de alrededor de 47 peces vivos nativos del Amazonas que incluye explicación sobre las especies endémicas.

Museo etnográfico Yai Pata Uinchi: el nombre significa ‘los elementos sagrados de la casa’, aquí los viajeros podrán conocer costumbres y muestras culturales que caracterizan a las etnias indígenas como los Ticunas, Cocamas y Yaguas.

Mirador Naipata II: como su nombre lo indica ‘casa en el árbol’ este mirador ofrece, a 18 metros del piso, una vista panorámica del paisaje de Puerto Nariño, en donde se pueden contemplar los ríos Amazonas y Loretoyacu.

Centro interpretativo Natutama: ubicado en Puerto Nariño, este espacio propone una muestra simulada del ‘mundo debajo del agua’. Allí se pueden encontrar una variedad de especies entre delfines rosados, grises y manatíes, tallados en madera por los artesanos locales.

Reserva natural Victoria Regia: a 15 minutos en lancha desde Leticia se puede admirar el loto más grande del Amazonas.